clinica estetica

¡El mundo se divide entre personas que aman los peeling y quienes nunca los han probado! 

Después de leer este blog sabrás de lo que hablamos, sus beneficios, indicaciones y cómo escoger un peeling a tu medida.

¿A qué llamamos peeling?

El peeling químico es un procedimiento en el que se utilizan ácidos (sustancias químicas queratolíticas) para producir una descamación o una exfoliación. Es un tratamiento que sirve para regenerar la piel mediante el desprendimiento de las células muertas de la superficie cutánea y así favorecer su renovación.

De manera normal, en una piel joven, un queratinocito tarda unos 30 días en recorrer la distancia desde el estrato basal hasta el estrato córneo. Con el paso de los años, el estrés, la alimentación y falta de agua, este proceso se va haciendo cada vez más lento. Esto se traduce en pieles ásperas, secas y con aspecto envejecido.

Las pieles grasas suelen tener un estrato córneo mucho más grueso, esto es debido a que la grasa hace de “cemento” entre las células ralentizando la renovación. Otros problemas que engruesan las pieles son las marcas de acné y las cicatrices. Por lo que la utilización de peelings en estos casos es fundamental para poder afinar, homogeneizar y devolver a la piel una estructura uniforme y suave.

¿Por qué nos gustan tanto los peeling?

Después de este tratamiento tenemos la piel más lisa, con mejor textura, menos imperfecciones y, sobre todo, mucho más luminosa. Al descamar y eliminar la primera capa de células muertas, conseguimos exponer la piel nueva, más fina y clara.

Lo mejor de los peelings es su versatilidad, tenemos peeling para distintas patologías, médicos o para usar en casa junto con tu rutina cosmética, también para combinar con otras técnicas y tratamientos. Son una parte fundamental del tratamiento de la piel.  ¡Déjate asesorar por tu médico estético!


TIPOS DE PEELING FACIAL:

Existen distintos tipos de peeling dependiendo del tipo de mecanismo de uso. Principalmente, se habla de tres, aunque en este blog  nos centramos en los químicos, ya que son nuestros favoritos:

  • Físicos

  • Enzimáticos

  • Químicos

 

  • Peeling Físico

Son todos aquellos que realizan una acción mecánica sobre la superficie de la piel, conocidos como scrub. Este tipo de exfoliación ha sido la más popular y conocida, se sigue empleando comúnmente en centros de estética. Aunque existen diferentes niveles de agresión, en función del producto o aparato que utilizamos para ello, no están indicados para pieles sensibles. 

 

  • Peeling Enzimático

Es el tipo de peeling más suave que existe. Su principal composición como bien dice su nombre son las enzimas, normalmente extraídas de frutas tropicales como la piña y la papaya o el mango. Su principal característica es que mantiene el pH de la piel, por ello es idóneo para pieles sensibles.

Estas enzimas como la papaína, la bromelina o la lipasa, son capaces de realizar la metabolización de los ácidos grasos de las células muertas del estrato córneo. Además, ayudan a degradar los depósitos de grasas dentro de las glándulas sebáceas, regulando las pieles mixtas-grasas.

Estos peeling suelen estar en formato polvo para que la enzima esté desactivada. Para activar las enzimas, debemos aplicarles humedad y temperatura. Los tiempos de exposición serán algo mayores que en el resto de peelings. 

  • Peeling Químico

Las características principales de los peeling químico es su formulación, están elaborados con ácidos tamponados en función del activo y de la intensidad que queremos conseguir con el tratamiento. 


Los principales ácidos que se utilizan para los peelings son:
Alfa-Hidroxiácidos (AHA): Son ácidos liposolubles con los que conseguimos reducir el grosor de la piel, el grosor de las arrugas y las imperfecciones, aumentando la luminosidad, síntesis de colágeno e hidratación. Entre los AHA’s más conocidos encontramos: Ácido glicólico, Ácido cítrico (ascórbico o vitamina C), Ácido láctico, Ácido mandélico, Ácido málico o Ácido tartárico.

  • Los peeling ácido glicólico son los más utilizados. Tiene un peso molecular muy bajo, consiguiendo una mayor penetración ya que ayuda a desprender los corneocitos (células muertas). Indicado especialmente en casos de piel envejecida, arrugas superficiales, apagada, manchas o melasma, marcas de acné, seborrea o pieles engrosadas. La piel queda tersa y elástica. 

  • Peeling ácido ascórbico (ácido cítrico o Vit C): Derivado de las frutas, especialmente de los cítricos, es de los ácidos más utilizados en la cosmética en concentraciones entre 2-20%. Está indicado en casos de pieles apagadas, pieles jóvenes, mixtas, o estresadas.  Son ácidos muy suaves pero con una potente acción antioxidante. 

  • Peeling Ácido Láctico: Derivado de la leche, responsable de la fermentación láctica. Excelentes resultados en el tratamiento del acné activo, ya que tiene efecto bactericida, además, es apto para embarazadas.

Beta-Hidroxiácidos (BHA): Los BHA son ácidos liposolubles, de esta manera penetra en los conductos sebáceos. Son los más apropiados en pieles grasas y acneicas, aunque se puede aplicar en cualquier tipo de piel.

  • Ácido Salicílico: Es un peeling químico superficial. Es muy eficaz y seguro, ideal para  usar en casa para controlar la seborrea, en uso domiciliario, no suele pelar. Es menos profundo que el ácido glicólico, por eso recomendamos la combinación de ambos para unos resultados espectaculares.

Existe una amplia variedad de peelings químicos, cada uno con una indicación y unos requisitos. Los mejores resultados los conseguimos con los peelings combinados. Nuestros favoritos son estos tres, por su versatilidad y amplia gama de problemas que podemos tratar.

  • Ácido Azelaico: gran aliado de los tratamientos de ácido salicílico para acné persistentes. En casa lo usamos para el tratamiento de la rosácea.

  • Ácido Ferúlico: Con grandes propiedades antioxidantes, es uno de los más importantes en los tratamientos iluminadores y anti-manchas, ya que se combina aumentando los efectos de las vitaminas y los inhibidores de la melanina.

  • Fenol: Es uno de los peelings profesionales que mayor exfoliación producen. Se realizan únicamente en centros médicos, de forma focal sobre algunas manchas muy profundas, incluso solemos usar anestesia.

 

¿Qué peeling usamos en Clínica ImediC?

Actualmente estamos usando tres, dos de ellos simples, es decir, un único ácido sin combinar, y uno combinado.

Los ácidos simples que usamos son: 

  • El 3-Step Peel™ de ZO®. Definitivamente nuestro peeling favorito, es un peeling cañero pero muy seguro, muy controlado.
    Es un peeling compuesto por  un conjunto de sustancias exfoliantes, retinol concentrado al 6% y agentes que estimulan el colágeno y restauran la barrera cutánea, consiguiendo una piel más luminosa, lisa, suave, firme y con los poros menos marcados.

    -Mejoría del acné, melasma, daño solar, arrugas finas, rugosidad de la piel, poros dilatados y piel apagada.
    -Mejora la hiperpigmentación post inflamatoria, producida por sol, hormonas y polución.
    -Es adecuado para todo tipo de piel, incluso pacientes con dermatitis atópica (siempre y cuando no haya brote en la cara justo en ese momento). También es muy seguro en fototipos más altos (pieles más oscuras).
    -La irritación es mínima, por lo que su seguridad es muy alta.
    -Estimula la dermis además de recambiar la epidermis.
    -Tiene efecto antioxidante, de reparación del ADN y antiinflamatorio.

  • Ácido láctico: para el tratamiento del acné, de la rosácea, de las pieles más alteradas y sensibles. Hemos creado un protocolo que incluye limpieza, peeling y aplicación de luz led. Para el tratamiento del acné, lo recomendamos con un adecuado tratamiento en casa y, dependiendo de su magnitud, con medicación. Lo ideal son unas 3 sesiones, pero siempre depende del problema del paciente.
    Pero lo más interesante del ácido láctico es que es seguro durante el embarazo y la lactancia, así nos aseguramos de tratar de forma segura a la madre y el bebé.

  • Ácido ferúlico: es apto para todo tipo de pieles, lo usamos de forma segura, además su aplicación no es molesta. Está indicado para mejorar la calidad de la piel, atenúa manchas y melasmas, pero sobre todo, tiene un gran efecto iluminador.

 

¿Aún tienes dudas sobre los peelings? ¿No sabes cuál es mejor para ti? ¿Quieres probarlos, pero no sabes por dónde empezar?

No te preocupes, en Clínica ImediC estaremos encantadas de asesorarte y orientarte, no dudes en contactarnos y descubrir más sobre el fascinante mundo de los peelings.